Posparto

video


El posparto es una etapa que a menudo olvidamos o menospreciamos en nuestros planes. Nos centramos en el embarazo, lo vivimos plenamente, para el parto nos preparamos, y ... el posparto, es el olvidado.

Este momento es único y por ello tiene una importancia especial. Es cuando se inicia el vínculo con el bebé, se constituye la nueva unidad familiar, es cuando todas las emociones contenidas salen a la luz; es el momento del cuidado, tanto nuestro como de nuestro bebé; y es un momento para que nos cuiden. Debemos continuar sintiéndonos la placenta externa para nuestro bebé y a él le gusta sentirse como si estuviera todavía dentro de nosotras.

Durante este tiempo nada más nacer nuestro bebé, tenemos que observar los cambios físicos que se producen en nuestro cuerpo: en el periné, en el pecho, en el útero, en los loquios, en el pelo, etc. Los cambios emocionales son a veces muy llamativos como pasar de la risa al llanto constantemente, estar triste aún con nuestro bebé sano y feliz o sentirnos incapaces para su cuidado o desbordadas.

Nuestro bebé necesita unos cuidados para su desarrollo como persona. Cuidados físicos, como el el sueño, la lactancia (de la que hablaremos más tarde), el cordón, el llanto, o el baño. Y cuidados emocionales, como el apego, el vínculo, la lactancia (es física y emocional), la nueva unidad familiar con nuestra pareja y los hermanos (en caso de existir).

También hay que tener en cuenta la rehabilitación del suelo pélvico, aunque no se hayan producido desgarros ni episiotomía (bastante improbable), tenemos que trabajarlo para que vuelva a ser fuerte y evitar así incontinencias y prolapsos. Además debemos revisar los músculos rectos anteriores del abdomen, muy involucrados en este tipo de problemas y así evitaremos malestares en próximos embarazos, como problemas digestivos, bebés de nalgas, dolores pélvicos, etc.